Poland is experiencing an ultraconservative government for over a year which was trying to introduce further penalizations on abortion, legal today in three cases (rape, health threat to the woman, a terminally ill or deformed fetus) but is in fact all-but unavailable. The national strike on 3 October this year of Polish women, which broke out at the news of these restrictive legislative proposals, stopped the government from adopting the new penalizations. The wave of misogyny that participants in the strike endured including legal problems in their jobs, led to a second strike on 24 October. More recently, a law has been proposed introducing a payment of 4,000 zł (circa1,000 euro) for carrying to term a terminally ill or deformed fetus in order to give it a name and baptize it, is felt to be another step toward a total ban on abortion. Polish women are collecting signatures under a petition to the government insisting on the following, main points:

  1. The end of misogyny and sexism and disregard
  2. Elimination of sexual aggression and harrassement
  3. Effective sex education in schools
  4. Family planning, in vitro programs, full reproductive rights
  5. Halting the militarization of society 6. Promoting a secular country because the church is regarded as responsible for the deterioration of women’s rights in Poland.

//

Polonia está siendo gobernada por un gobierno ultraconservador desde hace más de un año, el que estuvo tratando de introducir mayores penalizaciones sobre el aborto, hoy legal en tres casos (violación, amenaza para la salud de la mujer, un feto enfermo terminal o deformado) pero en realidad nada de esto está disponible. El Paro Nacional de las Mujeres Polacas el día 3 de octubre de este año, que estalló con la noticia de estas propuestas legislativas restrictivas, impidió que el gobierno adoptara las nuevas penalizaciones. La ola de misoginia que los participantes en la huelga soportaron -incluyendo problemas legales en sus puestos de trabajo, llevó a una segunda huelga el 24 de octubre. Más recientemente, se ha propuesto una ley que introduce un pago de 4.000 zlotys (aproximadamente 1.000 euros) para llevar a término el embarazo de un feto enfermo o deformado terminal con el fin de darle un nombre y bautizarlo. Esto se percibe como un paso más hacia una total prohibición del aborto. Las mujeres polacas están recogiendo firmas para peticionar al gobierno sobre el cumplimiento de los siguientes puntos:

  1. El fin de la misoginia y el sexismo y el desprecio
  2. Eliminación de la agresión sexual y del acoso sexual
  3. Educación sexual efectiva en las escuelas
  4. Planificación familiar, programas in vitro, derechos reproductivos plenos
  5. Detener la militarización de la sociedad
  6. La promoción de un país secular, porque la iglesia es considerada como responsable del deterioro de los derechos de las mujeres en Polonia.
UdostępnijShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone